Nueva cocina de barco

¡Hola! Una vez más trabajando para la estética y la vida a bordo, os hablamos en este post sobre otra gran obra de carpintería a bordo; el diseño y mejora de una cocina digna de el barco de un sultán, pero en un 32 pies. Gracias por visitarnos!

Remodelando la cocina

Aunque de esto hace ya bastantes lunas, no me gustaría que se me olvidase subir una entrada dedicada a la renovación de la cocina. Cuando compramos el barco la cocina se reducía a un tablero plano, una pica de inoxidable, y un grifo de inoxidable pintado con pintura azul (El azul más feo que venden en el Bauhaus). Todo el conjunto estaba pintado del mismo azul y sólo de entrar en el barco te dabas cuenta de que ese rincón del barco no encajaba para nada con el resto del interior. Además no teníamos ningún tipo de cocina, sólo un fogón  de Campingaz puesto encima del tablero, y un microondas dentro del armario que no tardamos en desembarcar.

Estuvimos muchísimos meses viviendo abordo con este tipo de artilugio que funciona con pequeñas botellas desechables de gas butano, pero había llegado la hora de tener una cocina en condiciones. Hicimos algunos esbozos hasta que encontramos todos los elementos que queríamos que formarán parte de nuestra cocina. Los fogones se los compramos a nuestro amigo Josep, ya que quería cambiar la cocina de su Nicolson 32 por una cocina que funcionase con parafina, eso era perfecto porque no nos gustaban nada las nuevas cocinas que se comercializan para barcos, esta tenía el encanto de ser de la época de nuestro barco.

Para ella hicimos unos soportes de Embero (Nogal africano) desde los que colgaría con unos tornillos pasantes. Después de eso pinté todo lo azul de color blanco y sustituimos el grifo por otro de color dorado que nos gustaba más. Así vivimos unos meses más hasta que nos hartamos de ver tanto blanco, y en el caso de Eugenia también de ver una pica de inoxidable al lado de un grifo de latón. Buscamos incansablemente por Internet hasta encontrar la pica y el grifo que nos gustaban, además quisimos poner un sobre de cocina de madera. Debía ser una madera muy resistente a los golpes, a la humedad constante, resistente a la temperatura, y además bonita, ¿como no?

La opción que nos recomendaron en Fustes Garriga fue la Bubinga, precisamente por tener todas las cualidades que estábamos buscando. Pero esta madera tiene un grave problema, su enorme densidad y por lo tanto un peso muy elevado. Ya que los tableros que se comercializan tienen un grosor mínimo de una pulgada, y además me tuve que quedar un tablero entero de 3,2 m, necesitamos dos personas para poder cargar la madera en el coche. Era evidente que la opción no era del todo buena puesto que significaría añadir mucho peso al barco, pero nuestro amigo Paco el carpintero nos echó un cable.

Pasamos la pieza que nos interesaba por una de sus increíbles máquinas dejándola con un grosor de algunos milímetros, pero con uno de los lados enteros, así da la sensación visual de que es una madera muy gruesa; reduciendo el peso al de un tablero normal de otra madera. Puesto que debajo hay un tablero marino que aligeré haciéndole multitud de cortes,no necesitaba tampoco tanto grosor. Después tuve que desmontar los soportes de la cocina otra vez, desmontar la pica, el grifo y los perfiles. Adapté el tablón a las formas del mueble (que aunque lo parecía no era totalmente rectangular) e hice un corte redondo para la pica de estilo marroquí que habíamos comprado por Internet. Encolé el sobre encima de la madera restante, volví a montar los soportes de la cocina, monté la pica y el nuevo grifo, y barnicé todo el conjunto. ¡Ya teníamos una cocina digna del barco de un rey!

 

El antes (primera remodelación) y el después (segunda remodelación), nueva cocina para nuestro barco.


Tablero de Bubinga al natural preparado para ser colocado

  

Colocación del tablero de bubinga como sobre de cocina, posteriormente a haber hecho los agujeros para la pica y el grifo


Colocando de nuevo los soportes de la cocina

  

Detalle del costado de la pica antes de ser montada junto con el grifo

La cocina después de la prime remodelación


pintando la cocina  blanco para tapar el horrible azul

  

Primera pintada de blanco tras haber hecho los soportes para la cocina


Primera remodelación de la cocina, así vivimos unos meses hasta la segunda y última remodelación.

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s