Carpintería en la bañera

¡Hola! Hoy toca explicar una de estas pequeñas (aunque graves) aventuras en las que nos encontramos durante la preparación del barco. Las maderas originales de la bañera estaban podridas, se tenían que cambiar. Presupuestos astronómicos e incredulidad por parte de los profesionales en el éxito de hacerlo yo mismo. Pues aquí están, ¡Conseguido! Habiendo reducido el presupuesto de casi 1000€ a un coste final de 100€

¡Ah, la madera! Cuántas alegrías y cuanto trabajo nos trae… Una vez más, nos embarcamos en trabajos de carpintería, esta vez, el más grande y aparatoso que hemos hecho hasta el momento. Las maderas laterales que cierran la bañera, resultaron no ser “maderas” macizas, sino piezas de tablero marino forradas con sapelly. Imagino que en 1977 la importación de maderas tropicales era más costosa que actualmente, y al ser piezas de considerable tamaño, se solucionó el problema usando tablero marino. No obstante, el problema se aplazó, ya que después de 39 años estas piezas estaban completamente podridas por dentro. Exteriormente conservaban un buen aspecto, y gracias a los barnices modernos, nadie podría suponer que dentro habría tal festival de podredumbre; no obstante, su movimiento y su falta de rigidez desvelaban lo que estaba pasando dentro.

Una buena mañana, teniendo en mente el problema latente en la bañera, salí decidido a arrancarlas. La verdad es que no fue una tarea fácil ya que los soportes de los winches se anclan tanto en cubierta como en las maderas, así que hubo que desmontar primero estos soportes. Después de esto, a base de palanca y cariño, las maderas salieron desvelando su lamentable estado estructural (como se puede apreciar en la fotografía).

Con las medidas de las viejas y con la idea de sustituirlas por madera maciza, fui de nuevo a Fustes Garriga y adquirí dos tableros enteros de sapelly, con los que realicé, a parte de las piezas grandes, otras molduras que soportan toda la estructura, sobrándome varios retales que reutilizaré en otros quehaceres carpinteriles (que podéis encontrar aquí). Ya que estábamos, hicimos estas piezas un poco más altas, ya que al apoyarse a ellas resultaría más cómodo.

El problema más grave con el que nos exponíamos era la curvatura que debían tener estas maderas siguiendo la línea de la regala y la bañera. Hicimos un primer intento de doblarlas, colocando una de ellas sobre dos soportes en sus extremos y en su parte central todos los objetos de peso considerable que teníamos a nuestra mano; lavadora, balsa salvavidas, cubos de agua, etc. Anteriormente a esto, habíamos tenido las maderas sumergidas durante dos días y nuestra idea era aplicar calor sobre la banda que tiene que estirarse durante el proceso de curvatura. Después de tres días con los pesos, el agua y el calor, desmontamos el chiringuito. La sorpresa fue ver como, después de todo el arsenal de métodos para curvar esa maldita madera, ¡su estado era exactamente el mismo que el primer día! Así que nos dimos cuenta que intentar doblarlas, era una pérdida de tiempo, así que simplemente las íbamos a montar.

Utilizando algunas cuñas que habían sobrado de la antigua estructura, forzamos la madera contra la regala y sobre el carril del escotero del génova hasta que las maderas estuvieron presentadas en su sitio. Seguidamente realizamos los agujeros y colocamos los tirafondos de acero inoxidable. Una vez hecho esto las acollamos a cubierta con tirafondos que se colocaron desde abajo, aprovechando los agujeros de los antiguos pernos de bronce.

El siguiente trabajo consistió en lijar, pulir y barnizar toda la bañera con seis capas de barniz Epifanes, mi preferido.

Hecho esto, acollar de nuevo los winches en las maderas y la cubierta. Todo el proceso ha durado una semana. ¡A otra cosa!

Finalmente, pagamos 84€ en los tablones de madera y unos 25€ para los tirafondos de inoxidable, frente los casi 1000€ que nos pedía un profesional para hacerlo, habiendo tardado en total unos tres días de trabajo.

 

  Las nuevas después del barniz

 

 

Empapé con resina epoxi algunos puntos claves de la estructura antes de montarla.

 

 

 

 

Los tirafondos que unen las maderas con la cubierta, vistos desde el interior.

 

 

 

Tritó ayudando durante todo el proceso de carpintería.

 

 

IMG_4065
El taladro eléctrico se estropeó, seguimos todos los trabajos con un taladro manual antiguo, que funciona fenomenal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s